Close
    Search Search

    Prueba Android de Lenovo Yoga Book: una tablet aparte

    Lenovo lleva ya dos buenos a√Īos luchando por ofrecer modelos at√≠picos de touch pads, ya sea con dise√Īos asim√©tricos, muletas, proyectores integrados, con m√°s o menos √©xito. A fin de a√Īo, el fabricante chino est√° impulsando su idea de innovaci√≥n de pizarra a√ļn m√°s con un Yoga Book que combina tabletas Android, teclado sensible, tableta gr√°fica, accesorio de entrada manuscrita. Al menos, "intentar mezclar"...

    Presentación

    Acostumbrada a dise√Īos sensacionales e ideas innovadoras en la tablet, la marca Lenovo no necesariamente siempre apunta bien, pero al menos tiene el deseo permanente de probar cosas en un mercado estancado en ideas y decreciente en comercio. Y su nuevo Yoga Book, disponible con sistema operativo Android o Windows 10, ciertamente conserva este esp√≠ritu innovador, con su apariencia de computadora port√°til y su teclado sensible plano capaz de convertirse en una herramienta de dibujo y toma de notas manuscritas. 




     


    As√≠ que aqu√≠ tenemos una pantalla t√°ctil LCD IPS de 10,1 pulgadas (25,6 cm en diagonal) con una definici√≥n un poco m√°s que Full HD (1920 x 1200 p√≠xeles), un chip m√≥vil Intel Atom x5-Z8565 de cuatro n√ļcleos a 1,44 GHz o m√°s. a 2,4 GHz en modo Turbo Boost, una memoria RAM de 4 GB y una capacidad de almacenamiento de 64 GB (52 GB disponibles para el usuario) ampliables a√Īadiendo una tarjeta microSD, a los que se suman un sensor principal de foto-v√≠deo de 8 Mpx y un M√≥dulo frontal con sensor de 2 Mpx. Bluetooth 4.0 y Wi-Fi a/b/g/n/ac se encargan de la conectividad inal√°mbrica, cuando el Yoga Book tambi√©n est√° adornado con un puerto micro-USB (carga, transferencia de datos), un mini-Jack para auriculares y un micro -Salida HDMI. El conjunto ejecuta Android 6.0 Marshmallow, pero Lenovo agrega su pata de software para, en teor√≠a, correlacionar dise√Īo y usos, mientras que una bater√≠a de 8500 mAh llega para alimentar la m√°quina. 


    La parte del teclado, una especie de placa sensible h√≠brida, alberga un panel QWERTY cl√°sico e iluminado, un panel t√°ctil, pero tambi√©n una interfaz de entrada de l√°piz √≥ptico delimitada. Para ello, la marca tambi√©n proporciona este √ļltimo (electromagn√©tico y pasivo), capaz de convertirse en un bol√≠grafo cl√°sico, as√≠ como un bloc de notas en blanco, cuya funci√≥n explicamos a continuaci√≥n en esta prueba. Tecnolog√≠a proporcionada por Wacom, como fue el caso de Samsung para sus smartphones y tablets Galaxy Note. 

    El panel t√°ctil Lenovo Yoga Book se comercializa a un precio indicativo de 499 ‚ā¨. La versi√≥n bajo Windows 10 requiere un gasto adicional de 100 ‚ā¨.

    ergonomía

    Una cosa que no se le puede quitar a Lenovo es la calidad constante de los acabados y la construcci√≥n de sus tabletas. La Yoga Tab 3 Pro ya ofrec√≠a servicios de alta gama en este punto y la Yoga Book empuja los l√≠mites m√°s all√° para ser ni m√°s ni menos que una de las piezas m√°s exitosas en el mundo de las pizarras digitales. Dise√Īado como un puente entre la computadora port√°til y el panel t√°ctil m√°s cl√°sico, el Yoga Book se basa, por lo tanto, en dos partes que son imposibles de separar, una pantalla t√°ctil y un teclado sensible. El segundo puede girar completamente sobre la parte posterior del primero para hacer solo un panel t√°ctil normal de Android.



    La bisagra est√° formada por un conjunto de peque√Īos tubos reforzados y juntas de aspecto macizo. Tambi√©n puede ver las dos capas que hacen la conexi√≥n electr√≥nica entre las dos partes de la tableta. La manipulaci√≥n de la tableta en todas las direcciones es f√°cil, no percibimos un d√≠a significativo, sea cual sea la posici√≥n. 

    Abierto en modo port√°til, el Yoga Book no muestra un equilibrio totalmente perfecto. Solo tiene que empujar ligeramente la parte de la pantalla para que el edificio se incline un poco hacia atr√°s y es posible que tenga algunas dificultades para sostener todo sobre sus rodillas mientras escribe texto fren√©ticamente. Sin embargo, la m√°quina funcion√≥ sin demasiados problemas o frustraciones en la mayor√≠a de nuestros casos de uso. Solo hay un disparo para domar a la bestia para cualquier ocasi√≥n. 


     

    Volviendo al modo de tableta con pantalla t√°ctil simple, el Yoga Book es entonces una pizarra de 10,1 pulgadas que pesa casi 700 gramos. Eso es entre 180 g y 300 g m√°s que la mayor√≠a de las tabletas de alta gama de la competencia, incluido Google Pixel C. Adem√°s de este peso, tambi√©n es la falta de optimizaci√≥n de la pantalla lo que marca el principio Con una explotaci√≥n de la superficie frontal de solo el 62%, la pantalla de esta tableta inevitablemente tiene bordes negros extremadamente presentes. Entonces comenzamos a so√Īar con la pantalla de 11 pulgadas que Lenovo podr√≠a haber insertado en esta carcasa si la marca hubiera jugado ingenio en la integraci√≥n y expresi√≥n de su pantalla t√°ctil. 



    Por el lado de la calefacci√≥n, todav√≠a hay un aumento de temperatura muy localizado en la parte superior y en el centro de la parte del teclado, que contiene toda la plataforma de hardware del dispositivo. Sin embargo, la temperatura solo sube a un m√°ximo de 33¬įC. En la pr√°ctica, el usuario nunca sentir√° este calentamiento, que ocurre especialmente bajo una gran tensi√≥n en el juego. La tableta est√° en modo PC, lejos de los dedos para calentar, o en modo boca abajo como una tableta convencional, y luego sujetando la la m√°quina evita cualquier sensaci√≥n de calor. 

    Nos vemos a continuación, en nuestro cuadro, para una revisión completa del teclado del Yoga Book que, a pesar de su impresionante construcción, resulta decepcionante en el uso, pero de todos modos nos detendremos en su lápiz óptico y sistema de notas. Suministrados con la tableta, estos accesorios tienen un interés de geometría variable. El lápiz táctil se puede transformar en un bolígrafo intercambiando las minas (estándar, bolígrafo, se suministran 2). Todo lo que tiene que hacer es colocar el bloc de notas en la parte del teclado, ambos magnetizados, luego presionar el botón del lápiz óptico en la parte superior del teclado y finalmente escribir en el papel para ver este contenido transpuesto transcrito automáticamente en la pantalla en la aplicación Notas.


     


     

    Un juego de manos que no funcionar√° con cualquier bol√≠grafo, ya que es ante todo un enlace electromagn√©tico entre la base del l√°piz √≥ptico y la placa t√°ctil. Tambi√©n es posible voltear la tableta, colocar la pantalla contra la mesa y escribir en el bloc de notas. La tableta comprender√° entonces por s√≠ misma que debe guardar las notas en el dispositivo. Inteligente. La capacidad de respuesta del l√°piz √≥ptico, ya sea dibujando o escribiendo directamente en la placa t√°ctil o mediante el bloc de notas, es m√°s correcta con una latencia tan m√≠nima que nunca molesta al usuario. 

    Sin embargo, este uso tiene fallas menores. En primer lugar, esta historia de los blocs de notas puede llegar r√°pidamente a su fin. El suministro principal solo tiene unas treinta p√°ginas y Lenovo a√ļn no ofrece recargas. Adem√°s, el agarre del bloque para sujetar las p√°ginas r√°pidamente tiende a disociarse. En cuanto al propio uso del stylus, tras pasarlo todo por las manos de varios de nuestros dise√Īadores gr√°ficos, la conclusi√≥n es clara: es un poco ut√≥pico ver m√°s all√° de la toma de notas y el dibujo r√°pido (todo bajo la misma aplicaci√≥n) . A ver qu√© ser√° capaz de mostrar la versi√≥n de Windows 10 unida al software de edici√≥n, pero la l√≥gica imposibilidad de no poder usar el stylus Y el teclado al mismo tiempo (adi√≥s hipot√©ticos atajos) ya es una gran pista.

    Pantalla

    Al insertar un panel LCD IPS de 10,1 pulgadas de 1920 x 1200 px con amplios √°ngulos de visi√≥n en su Yoga Book, Lenovo le ofrece una densidad de pantalla de 224 p√≠xeles por pulgada, cuando un iPad Pro 9,7 ofrece 264 dpi y un Pixel C, 308 ppi. El Yoga Book sigue teniendo cierta comodidad de lectura para cualquier tipo de contenido. Su contraste medio es de 1140:1, para un brillo m√°ximo de 418 cd/m¬≤, con un correcto renderizado de negros, todo ello rematado por una tasa de reflexi√≥n de la luz del panel del 15% (un iPad Pro 9,7, 2 baja a menos del 3% ). Dato en el que la √ļltima Yoga Tab 9,7 Pro est√° un poco m√°s dotada, cuando la iPad Pro XNUMX (igual contraste eso s√≠) y la Pixel C la superan. 

    Colorimetría 2,8

    La reproducci√≥n crom√°tica, sin estar completamente equilibrada, es fiel en muchos aspectos, con un delta E medio fijado en 2,8. Si no llega al 1,3 del iPad Pro 9,7, estamos aqu√≠ en zonas de renderizado donde el ojo humano medio ya no marca la diferencia. Para la temperatura de color, por otro lado, el Yoga Book muestra un promedio estable en todo el espectro de 7160 kelvin y una muy ligera deriva en el azul en los tonos claros, sin mayor impacto en la experiencia. 

    En cuanto a la capacidad de respuesta, Lenovo no mejora lo que ya era un punto atr√°s en el Yoga Tab 3 Pro. El retardo t√°ctil se sit√ļa as√≠ por encima de la media del mercado, con 98 ms, cuando la competencia directa est√° por debajo de los 40 ms. Para el tiempo de persistencia, hay algo mejor, para LCD IPS, con 14 ms (19 ms y 21 ms, en Apple y Google recientemente).

    Interfaz y navegación

    En la base de Android 6.0.1 Marshmallow, Lenovo agrega una interfaz dom√©stica llamada Phoenix OS, dise√Īada para ir de la mano con el uso similar a una tableta, uno de los puntos conflictivos m√°s recurrentes en la pizarra bajo el sistema operativo de Google. En Lenovo, esto da como resultado una visualizaci√≥n de m√ļltiples ventanas de varias aplicaciones simult√°neamente, un poco como mostrar la pantalla de 3 peque√Īos tel√©fonos inteligentes uno al lado del otro. Ventanas que pueden ampliarse a pantalla completa en cualquier momento o incluso fijarse a la pantalla de inicio y hacer malabarismos con los otros dos tercios de la pantalla para otros usos.

    Sobre el papel, el sistema parece prometedor e inteligente. En la pr√°ctica, todav√≠a carece de intuici√≥n y flexibilidad en la forma de hacer malabarismos entre aplicaciones, especialmente porque no todo el software es compatible. As√≠ podremos abrir Gmail, pero no Drive, la calculadora o el dict√°fono, pero no tomar notas. En resumen, la profundidad de uso no est√° completamente all√≠. Frustrante. Otra peque√Īa sutileza finalmente limitada, el hecho de que cada aplicaci√≥n abierta recientemente se convierte en un peque√Īo icono en la parte inferior de la pantalla.


     


     

    Inicialmente pensamos que era un sistema de fijaci√≥n de iconos para encontrar siempre tus aplicaciones favoritas sin pasar por otra pantalla, pero no es as√≠. √Ä noter que le raccourci Alt-Tab pour passer d'une appli √† l'autre ‚ÄĒ √† l'aide des fl√®ches du clavier et sans passer par le tactile ‚ÄĒ dans le volet multit√Ęche Android ‚ÄĒ √† ne pas confondre avec le multifen√™tre, donc ‚ÄĒ est√° disponible.

    Por supuesto, todas las aplicaciones est√°ndar de Google est√°n disponibles al inicio, pero tambi√©n alg√ļn software vagamente √ļtil de Lenovo y, por supuesto, la aplicaci√≥n de notas de usos m√ļltiples, ya sea al tacto o mediante el l√°piz √≥ptico. En cuanto al rendimiento de la m√°quina, si su plataforma Intel se ve superada por los chips que se ofrecen en los tope de gama de un Pixel C o un iPad Pro, sigue siendo ampliamente suficiente para asegurar una muy buena fluidez en todos los usos o casi (ver m√°s abajo). En el juego).

    Multimedia

    El Yoga Book tiene su propio reproductor de video, pero será necesario descargar un reproductor de terceros (tipo VLC, gratuito en Google Play Store), para tener acceso a una compatibilidad más amplia, el contenedor .AVI, por ejemplo. , al no ser soportado por el sistema en la base. Fíjate en la buena idea de ofrecer un modo de ventana para lectura, para poder ver una serie de reojo mientras realizas otras tareas.

    Audio video

    La salida de auriculares del Yoga Book desafortunadamente combina una potencia bastante promedio con una distorsión algo alta. Por lo demás, el escenario sonoro es bastante amplio y la separación de canales marcada con bastante claridad. Por otro lado, hay una cierta ausencia de las frecuencias más bajas.

    No hay mucho que ahorrar en los altavoces laterales. El sonido es chillón y la dinámica extremadamente ajustada.

    Juego

    Ya incapaz de competir con sus competidores de Qualcomm o ARM-Mali con una gama equivalente en juegos m√≥viles, la plataforma Intel x5 de este Yoga Book expresa sus l√≠mites a√ļn m√°s frente al posicionamiento premium del dispositivo. La gesti√≥n de gr√°ficos a trav√©s de iGPU HD Graphics 400 claramente carece de impulso, mientras que el m√°s m√≠nimo juego 3D que es un poco detallado (Riptide GP2, Real Racing 3...) est√° adornado con hermosos efectos de escalera y frecuentes ca√≠das en el ritmo fluido. Todo ello m√°s llamativo sobre una losa de casi 26 cm. Un producto de juego bastante normal.

    concurso de

    Primera observaci√≥n, Lenovo, por el dise√Īo at√≠pico de su dispositivo, se ve obligada a adoptar una integraci√≥n igualmente at√≠pica para su m√≥dulo fotogr√°fico principal con sensor de 8 Mpx. Por lo tanto, se aloja en la esquina superior derecha de la parte del teclado t√°ctil y no en la parte posterior de la pantalla, para terminar realmente en la parte posterior de la pizarra una vez que el teclado se ha plegado por completo. De hecho, si activas el APN cuando el Yoga Book est√° en modo port√°til, lo √ļnico que ver√° el usuario ser√°... su orificio nasal. Despu√©s de eso, ¬Ņqu√© queda de la captura a trav√©s de este Yoga Book? Bueno, no mucho.

    Prueba Android de Lenovo Yoga Book: una tablet aparte

    518775

    Prueba Android de Lenovo Yoga Book: una tablet aparte

    518773
    agrandar

    El enfoque y la captura son lentos, el regreso a la pantalla muestra un bonito resplandor y el resultado, adem√°s de carecer de fuerza de color, se olvida un poco de la nitidez y la delicadeza, pero sigue siendo utilizable como √ļltimo recurso. Una herramienta para capturar un momento con un poco de desenfoque, pase lo que pase, pero definitivamente no es una c√°mara √ļtil. 

    • Encuentra el Libro de Yoga en nuestra Foto Cara a Cara

    Al pasar al segundo sensor, esta vez alojado de forma más tradicional en el frontal de la tablet, tenemos que lidiar con un elemento de 2 Mpx con todo lo que eso conlleva como límite de uso: pocos detalles, mucha constancia en proporción a la luz que se pierde en la habitación, una calidad general de la imagen con un descuento... la experiencia realmente no convence.

    autonomía

    Una capacidad de bater√≠a de 8500 mAh es algo bueno para este tipo de producto, especialmente dada la relativa delicadeza del conjunto. Un buen tour de force de Lenovo. Y en la pr√°ctica, el Yoga Book da a luz una muy buena y s√≥lida autonom√≠a de 15h20 en nuestro protocolo general de pruebas de resistencia con viSer (web, v√≠deo, consulta, m√ļsica, descarga...), es decir, 2 horas m√°s que Huawei MediaPad M2. Sin el gran empuj√≥n en cuanto a autonom√≠a de los √ļltimos meses en determinados productos, como el Pixel C de Google (casi 18 horas de autonom√≠a) o simplemente la Yoga Tab 3 de 10" del mismo Lenovo, la Yoga Book podr√≠a haber estado dirigida a la 5 estrellas, sobre todo cuando ofrece cerca de 12 horas de funcionamiento en reproducci√≥n de v√≠deo en streaming (a trav√©s de Netflix), o 30 minutos m√°s que el iPad Pro 9,7 y solo 1h25 menos que el Pixel C.

    Sin embargo, parece que el Yoga Book no solo no puede realizar tantas operaciones al mismo tiempo como sus competidores, sino que el dispositivo tiene un modo de espera ineficiente. Por lo tanto, la tableta pierde energ√≠a continuamente. No hay ca√≠da vertiginosa, seamos claros, pero despu√©s de una noche de sue√Īo, la m√°quina habr√° perdido irremediablemente alrededor de 10 puntos de bater√≠a. A esto hay que sumarle un largo tiempo de carga de m√°s de 4 horas. Un cambio al puerto USB-C y una tecnolog√≠a de carga r√°pida decente, aunque no espectacular, podr√≠an haber causado una mejor impresi√≥n.

    Puntos fuertes

    Puntos débiles

    • Rendimiento en el juego.

    • El teclado no es tan pr√°ctico despu√©s de todo.

    • Autonom√≠a general reducida por un standby/recarga lenta muy pasable.

    • Sensores de foto-video con descuento.

    • Toma de auriculares mini-jack mediana.

    Conclusión

    Nota globale

    Lleno de promesas, custodio de un dise√Īo deslumbrante, un acabado pocas veces visto en el mercado, el Yoga Book sabe c√≥mo llamar la atenci√≥n y despertar la envidia a primera vista. Es en uso que el dispositivo finalmente muestra l√≠mites casi l√≥gicos. Su teclado no es tan pr√°ctico, su sistema de notas en papel con escaneado instant√°neo adolece de un bloc de notas muy perfectible y el aspecto "multiusos" se asienta sobre una base Android y un SO renovado que a√ļn no llega para hacer realmente este tipo de productos pertinente. Tal vez la versi√≥n de Windows sea m√°s convincente...

    Notas secundarias leer m√°s
    A√Īade un comentario de Prueba Android de Lenovo Yoga Book: una tablet aparte
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.

    End of content

    No more pages to load