Almacenamiento correcto de medios de almacenamiento magnéticos

Quien soy
Aina Martin
@ainamartin
Autor y referencias

Almacenamiento correcto de medios de almacenamiento magnéticos

(Disco duro, disquete, cartucho de cinta, discos magneto-ópticos, etc.)

Dispositivos magnéticos y problemas comunes

Los dispositivos de almacenamiento informáticos basados ​​en medios magnéticos pueden conservar los datos durante un período de tiempo muy largo (normalmente, se estima en varias decenas de años) sin deteriorar y / o eliminar la información contenida de manera significativa. Sin embargo, para obtener un rendimiento óptimo y prolongar al máximo su vida, es necesario seguir algunas pautas de comportamiento en la conservación y almacenamiento de los dispositivos.



Atención: Las siguientes indicaciones están elaboradas tomando como soporte de referencia un "disco duro", pero pueden extenderse, en lo que respecta a la parte lógica, mecánica y magnética, a todos los dispositivos de almacenamiento magnético. Las indicaciones de la parte lógica se pueden extender a cualquier dispositivo de almacenamiento, incluidos los dispositivos basados ​​en memorias flash, es decir, de estado sólido.

Primero debes considerar yo problema que puede atropellar el dispositivo e eventos responsable, con el fin de prevenir estas condiciones:

  • Daño lógico: El daño lógico está relacionado con la estructura lógica del disco, es decir, la organización de los datos dentro del dispositivo. Pueden deberse a mal funcionamiento del sistema operativo, en la intervención de virus o el malware, pero con mucha más frecuencia se deben a error humano durante el uso, como el reinicio voluntario y repentino del sistema, presionando el botón "reset", o su apagado mediante la desconexión de la red.
  • Daño electrónico: en la mayoría de los casos, los daños electrónicos afectan a la placa electrónica presente en el disco duro, y en casos más raros también a las cabezas y al motor. Los daños de este tipo suelen ser evidentes: el olor a quemado o las quemaduras evidentes son los signos más evidentes; sin embargo, en ocasiones el daño puede estar localizado en áreas muy pequeñas o invisibles: en este caso, es necesario prestar atención a los síntomas. Los síntomas frecuentes son la ausencia total de actividad en el dispositivo correctamente alimentado y conectado, o mal funcionamiento específico, como como no detectado por el ordenador. La humedad o el agua también pueden provocar daños irreversibles de este tipo. En particular, pueden surgir condiciones en las que las corrientes también se extiendan a puntos de la placa lógica donde no deberían estar presentes. Esta condición provoca que los componentes delicados, como microprocesadores o controladores, se dañen. Los daños de este tipo a menudo se deben a causas atmosféricas, como la presencia de elevadas cargas electrostáticas que se descargan en el propio dispositivo, subidas de tensión, adverso condiciones climáticas ambiental. Sin embargo, un error humano: sobrecarga del disco duro, inversión de polaridad, cargas electrostáticas introducidas accidentalmente en el dispositivo o agua derramada accidentalmente sobre él (o peor aún, coca-cola u otros líquidos).
  • Daños mecanicos: En la mayoría de los casos, los daños mecánicos afectan a la parte mecánica interna del disco duro y, en casos más raros, también a su placa electrónica, daños de este tipo a menudo no son evidentes sin alimentar el dispositivo y sin intentar utilizarlo. Casi siempre se deben a golpes o caídas accidentes del dispositivo, y son más graves si ocurren mientras el dispositivo está en funcionamiento. Por lo tanto, a menudo se derivan de error humano, aunque en pequeña medida pueden deberse a defectos de fabricación o problemas con el hardware restante de la computadora (por ejemplo, un ventilador fuera del eje que causa vibraciones muy fuertes).
  • Daño magnético: El daño magnético afecta principalmente a los discos magnéticos en los que se almacenan los datos. Los campos magnéticos elevados pueden dañar irreparablemente los discos duros, haciéndolos inutilizables en la gran mayoría de los casos. No hace falta decir que la información almacenada se destruye totalmente. La exposición a campos magnéticos fuertes, en particular impulsivos, es una de las técnicas utilizadas para procedimientos de borrado seguro, y se denominan técnicas de desmagnetización: estas técnicas comprometen de alguna manera la superficie magnética del dispositivos es irremediable, destruyendo la información y haciéndolos prácticamente inertes. Cuando el daño magnético no es causado voluntariamente, a menudo se debe a la exposición involuntaria a campos fuertes, provenientes por ejemplo de imanes permanentes (como los de los altavoces en los altavoces acústicos) o dispositivos electrónicos que emiten potentes campos magnéticos (desde transformadores hasta electroimanes). En este sentido, conviene recordar que cada conductor de electricidad genera un campo magnético a su alrededor, ya que el campo magnético no es más que una corrección relativista del campo eléctrico. Sin embargo, lo que varía es la intensidad del campo en sí, y solo los campos con una intensidad superior a una docena de gausses, ubicados relativamente cerca de él, pueden crear daños permanentes e irreversibles en un disco duro.



Notas sobre conservación

  • Al almacenar el dispositivo, para evitar daños lógicos, es fundamental, al trabajar en él, utilizarlo en el SOLO LECTURA, para que sea imposible escribir accidentalmente en el dispositivo. Este modo se obtiene fácilmente en un entorno Linux, montando el dispositivo usando el indicador “–ro” (solo lectura).
  • Para evitar problemas electrónicos, es fundamental protegerlo en la medida de lo posible de eventos, tanto accidentales como ambientales, que puedan comprometer su funcionalidad eléctrica. Un poco de precaución suele ser suficiente para protegerlo de líquido, mientras que para protegerlo de cargas electrostáticas es necesario utilizar bolsas antiestáticas y prever descargar las cargas acumuladas en su cuerpo en el suelo antes de operar en un disco duro. En la mayoría de los casos, es suficiente tocar un punto de conexión a tierra (como el metal de un radiador) para descargar la electricidad estática acumulada en el cuerpo.
  • Para evitar daños mecánicos, a menudo es suficiente un poco de atención. Si no es posible prevenir los daños relacionados con el desgaste mecánico normal de los dispositivos, es posible evitar que sufran golpes o caídas accidentales, almacenándolos, por ejemplo, en superficies estables libres de vibraciones u oscilaciones, debido tanto a la intervención humana como a condiciones ambientales particulares (por ejemplo, un terremoto).
  • Prevención de la exposición a campos magnéticos finalmente, es fundamental. En este sentido, es necesario recordar que tanto la intensidad del campo como la distancia del dispositivo de almacenamiento al mismo son importantes. El campo magnético es invisible e intangible, pero su propia naturaleza implica que existen puntos de inicio y finalización de las líneas de campo: dado que no se puede eliminar materialmente, es necesario asegurar que estas líneas sean desviarse tanto como sea posible desde el destino no deseado (el disco). Esto se puede conseguir aislándolo mediante material ferromagnético, de modo que las líneas del campo se doblen para engrosarse en el interior del material de mayor permeabilidad.

 



 

La efectividad de tal blindaje depende de la permeabilidad magnética, así como del grosor de la pared de blindaje. Los materiales desarrollados para esta función específica son aleaciones especiales sometidas a tratamientos térmicos y metalúrgicos particulares. También hay que recordar que un material magnético, cuando se retira del campo, tiende a retener la energía magnética que se le induce, comportándose como un imán permanente con cierta fuerza coercitiva. Las aleaciones diseñadas para producir pantallas magnéticas, además de tener una alta permeabilidad magnética, también están optimizadas para tener una fuerza coercitiva baja.


Sin embargo, el costo de estas pantallas suele ser prohibitivo. Al mismo tiempo, su disponibilidad es difícil. Por lo tanto, a menudo se prefiere mantener tan lejos como sea posible discos duros de campos magnéticos, aunque esta solución representa un compromiso de costo / beneficio.

 

Conclusiones

En base a lo anterior, se debe mantener un disco duro:

  • En un entorno lo más libre de humedad posible
  • Protegido de líquidos que puedan pasar accidentalmente sobre él.
  • Lo más aislado posible de los campos magnéticos, tanto continuos como impulsivos.
  • Aislado y protegido de cargas electrostáticas.
  • Se usa solo en modo "solo lectura"

En consecuencia, en el almacenamiento las soluciones óptimas son:


  • Insertar el disco duro en bolsas antiestáticas
  • El uso de sobres de silicatos, que absorben la humedad, insertados dentro de los sobres mencionados junto con el disco duro
  • Conservación en estantes estables
  • Mantenlos en unaltezza como para protegerlos de cualquier inundación de la habitación
  • Guárdelos en una sala de pozo protegido de los agentes atmosféricos (cambios de agua y temperatura)
  • Mantenlos en unaltezza como para permitir una cómoda manipulación y evita caídas accidentales
  • Recubra el disco más con Material de embalaje (p. ej. nailon con burbujas, etc.) para evitar vibraciones bruscas
  • Cuando se utiliza, Primero descargue electricidad estática al suelo. acumulados en el cuerpo y, si es posible, utilice un brazalete de metal conectado a tierra para mantener baja la diferencia de potencial.

 

 

Audio vídeo Almacenamiento correcto de medios de almacenamiento magnéticos
Añade un comentario de Almacenamiento correcto de medios de almacenamiento magnéticos
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.